La campaña entra en fase "coaching"

19.06.2016 | 21:59
La campaña entra en fase "coaching"
La campaña entra en fase "coaching"

Con las encuestas pesando como una losa, los candidatos se han puesto hoy en plan "coaching" para estimular a su electorado. El del PSOE, Pedro Sánchez, ha tenido que hacer un curso acelerado para levantar la moral de unos militantes que tiemblan cuando escuchan la palabra "so... sondeo".
En Zaragoza se ha doctorado el secretario general de los socialistas tras repasar en el AVE eso que ahora en las empresas se ha puesto tan de moda para animar a sus directivos: "el coaching".
Según la Fundeu, este anglicismo define una metodología por la que una persona, el "coach", el entrenador, asesora a otra, o a otras, para inculcar una serie de alicientes que faciliten cumplir los objetivos marcados.
Hoy, Sánchez se ha arremangado su perenne camisa blanca para ejercer de "coach" de miles de simpatizantes socialistas y de sus llamados "ministros", el equipo de expertos (Jordi Sevilla, Ángel Gabilondo, Patxi López o Josep Borrell, entre otros) que anunció hace unas semanas para que se intuyera por dónde (más bien por "quiénes") iría su Gobierno, si llega al Gobierno.
Los sondeos no se lo están poniendo fácil. Los diarios El País, El Mundo y ABC han publicado hoy tres encuestas diferentes con dos resultados iguales: que el PP ganaría el 26 de junio y que Unidos Podemos sobrepasaría a los socialistas, confirmándose otro extranjerismo muy frecuente estos días: el "sorpasso".
Leídas las encuestas, Pedro Sánchez y su equipo se han puesto a empollar la lección de "cómo animar a la militancia", y por ello, en el mitin central de hoy, el candidato ha exclamado que no hay que caer en "el desánimo", que hay que "mirar al frente" y que hay que "sentir los colores" y "llenar las urnas de puños y rosas".
Porque "el futuro no está escrito" y porque, sobre todo, el PSOE va a ganar el 26J "puerta a puerta, voto a voto".
Es de suponer que estas técnicas de estimulación se harán patentes durante el resto de la semana, aunque se prohíba en pocos días publicar encuestas. Pero como las artimañas para ir analizando la evolución del voto no saben lo que es la ley electoral, en breve aparecerán sondeos andorranos en los que subirá o bajará el precio del tomate, de la berenjena o de la naranja.
Mientras llegan nuevas noticias sobre el IPC electoral de las verduras, el candidato del PP, Mariano Rajoy, también ha dejado hoy claro que en técnicas de "coaching" se ha puesto las pilas.
A lo largo del acto en Lleida, en donde ha lanzado una defensa sin matices de la unidad de España, el líder de los populares ha señalado que votar a Ciudadanos prácticamente no vale para nada, como se demostró en 25 provincias con ocasión de la campaña anterior.
"El voto moderado" debería refugiarse en el PP, ha arengado Rajoy, porque ni España está para "radicales" ni nadie para "unas terceras elecciones", lo que sería a su juicio "un ridículo mundial".
En otro momento, en conversación con los periodistas que le siguen en la caravana electoral, el presidente en funciones ha vaticinado que la suma de los votos de su partido y de Ciudadanos no será suficiente, por lo que sus augurios pasan por reclamar nuevamente una gran alianza con el PSOE, y si ésta no cuaja, un Gobierno en minoría, el de la lista más votada.
Los sondeos se han comentado en el acto principal que hoy ha organizado Ciudadanos, en el madrileño Parque de Berlín, en donde lucen restos del muro que dividió la capital alemana durante décadas.
A unos metros, el candidato Albert Rivera ha abogado por "un cuarto proyecto" que conduzca a España por un futuro de estabilidad y grandes acuerdos, y de paso, a acabar con el rumbo que ha cogido el país a raíz de las dos legislaturas casi enteras de José Luis Rodríguez Zapatero y la anterior de Mariano Rajoy.
En Ciudadanos el papel de "coach" lo tienen repartido. Rivera se encarga del mensaje político y Juan Carlos Girauta, del resto.
Entre actividades infantiles y música pachanguera, el número uno de la lista por Barcelona se ha subido al escenario guitarra en mano para cantar "Mediterráneo", de Serrat. Teniendo en cuenta que hace una semana bailó a Shakira tras el gol de España en la Eurocopa, queda confirmado que Girauta es casi un artista total.
El ánimo y el estímulo se emplea muy bien en Unidos Podemos, donde basta enchufar la sintonía de "La Guerra de las Galaxias", mientras los candidatos irrumpen en escena, para que la concurrencia se sienta a tope.
Así ha ocurrido en A Coruña, ciudad acogida de la caravana de Íñigo Errejón y de Alberto Garzón, de nuevo acompañados por la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, y por alcaldes de "las mareas". Los dos candidatos han coincidido en destacar que la decisión del 26J circula entre "el pasado y el futuro".
Entra la campaña en su fase final, la de la arenga, la del "coaching". El tiempo dirá si las técnicas funcionan, porque, como ha dicho Rajoy hoy sobre los sondeos, "hay de todo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook