Ex altos cargos catalanes niegan que los Pujol cobraran comisiones de bancos

13.06.2016 | 19:32
Cristóbal Martell (i) y Albert Carrillo, abogados de la familia Pujol, a su llegada a la Audiencia Nacional
Cristóbal Martell (i) y Albert Carrillo, abogados de la familia Pujol, a su llegada a la Audiencia Nacional

Tres ex altos cargos de la Generalitat han negado hoy que los bancos pagaran comisiones a la familia Pujol por llevar las nóminas de los empleados públicos, aunque sí "bonificaciones" a las empresas públicas por concederles las gestión de esas nóminas, una operativa normal en banca.
Hoy han declarado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata el exdirector de Ferrocarriles de la Generalitat Antonio Herce -condenado a 4 años de cárcel por malversar fondos de esta empresa pública-, el exgerente del Instituto catalán del suelo (Incasòl en sus siglas en catalán) Incasòl Antoni Paradell y el ex director general del Departamento de Hacienda Francesc Xavier Ruiz del Portal.
Estas nuevas citaciones parten de la denuncia de un exdirectivo del Banco Natwest que relató ante la Policía Nacional una "operativa" por la que las entidades bancarias pagaban "aguinaldos" en efectivo a la familia Pujol y a ex altos cargos de la Generalitat por los beneficios que obtenían de gestionar las nóminas de empleados públicos.
Según han informado a Efe fuentes presentes en sus comparecencias, los tres han explicado que lo que hacían los bancos era pagar a las empresas públicas esas bonificaciones por llevar las nóminas de sus empleados, un "producto estándar bancario" normal en el mundo de la banca, que se ingresaban en las cuentas de las entidades públicas y nunca se abonaban en metálico.
De hecho, según ha indicado Paradell, las bonificaciones eran muy bajas y su porcentaje oscilaba entre un 0,1 y un 0,3 % del dinero que gestionaban, lo que ha corroborado Herce.
"Acudías al banco que te daba más", ha afirmado Paradell, pero tanto él como Herce han reiterado que el dinero iba a parar en todo caso a la empresa pública, y no a sus bolsillos ni a los de la familia Pujol.
Hoy también han declarado otros cinco testigos: dos exdirectivos que sucedieron al denunciante en la oficina central de Natwest en Barcelona, una extesorera del Incasòl en la época en que se habrían pagado las comisiones denunciadas, la exempleada del Ayuntamiento de Barcelona Nuria Villena y Jordi Puig, hermano del exconseller de la Generalitat Felip Puig.
Los dos exdirectivos de Natwest han ratificado que efectivamente se daban bonificaciones a las empresas públicas y se les hacían los correspondientes ingresos en cuenta, no en efectivo.
En cuanto a Villena, que fue secretaria del cooperación internacional en el consistorio, se le ha preguntado por una transferencia de 12 millones de pesetas que se hizo en los años 90 desde una cuenta a su nombre a otra de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán.
La testigo, según las mismas fuentes, ha dicho no recordar esa cuenta ni ese movimiento bancario.
Durante su declaración, el fiscal le ha preguntado por los contactos de Jordi Pujol padre con el expresidente de Andorra Óscar Ribas, que dirigió el banco andorrano Andbank a quien el hijo de los Pujol querelló por falsear alguno de los movimientos bancarios de sus cuentas que el Principado.
En su declaración ante la policía, el exbanquero denunciante de Natwest dijo que, entre 1987 y 1995, existían acuerdos entre entidades bancarias y organismos públicos para gestionar las nóminas de los empleados de la administración y, a cambio, pagar un porcentaje de comisión por los beneficios obtenidos a los directivos de las empresas y a la familia Pujol.
Las comisiones, según el denunciante, correspondían a un porcentaje de los beneficios que obtenían las entidades financieras por la cesión de los seguros sociales de los funcionarios, del IRPF y de saldos llamados "ociosos", en una práctica que también mantenían con grandes empresas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook