El trabajador dedica 181 días a pagar impuestos, equivalente a 15.706 euros

24.05.2016 | 13:38
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Los españoles dedicarán este año 181 días a trabajar para pagar impuestos, cuatro días más que hace seis años, lo que equivale a 15.706 euros anuales, según el informe del Día de la Liberación Fiscal 2016, que tendrá lugar el 30 de junio.
La Unión de Contribuyentes (UC) y la Fundación para el Avance de la Libertad han presentado hoy este informe, que calcula el día en que los trabajadores dejan de dedicar su esfuerzo laboral a pagar impuestos.
Según el estudio, del 1 de enero al 30 de junio, los españoles trabajarán "exclusivamente" para costear los impuestos y dedicarán 102 días al pago de cotizaciones sociales, 37 días al pago del IRPF y 42 días a costear el resto de tributos.
Así, un trabajador con un sueldo medio de 24.400 euros anuales brutos dedicará 181 días, un trabajo equivalente a 15.706 euros, a pagar a la Administración, ya que el coste laboral -según el estudio- es de 31.969 euros.
La empresa aportará a la Seguridad Social el equivalente a 84 días de trabajo (unos 7.296 euros).
La directora general de la Unión de Contribuyentes y autora del informe, Cristina Berechet, ha señalado que en 2016 la fiscalidad se adelanta un día debido a la reforma fiscal en el IRPF y la bajada del tramo autonómico en algunas comunidades autónomas.
El informe indica que el esfuerzo fiscal varía de una comunidad a otra y existe una horquilla de hasta 7 días entre La Rioja (la autonomía con menor esfuerzo fiscal) y Cataluña (la de mayor presión tributaria).
Para el ciudadano medio, vivir en Cataluña costaría 7 días más de trabajo al año y 613 euros extra debido a que el impuesto de Bienes Inmuebles en Barcelona y los impuestos locales están por encima de la media.
Berechet ha señalado que España es al país de su entorno europeo con menor reparto entre empresa y trabajador en el pago a las cotizaciones a la Seguridad Social, sólo por debajo de Estonia, y ha recordado que en países como Alemania, Reino Unido o Irlanda las aportaciones "son en partes iguales y el sistema es mucho más transparente".
"España es el segundo país de Europa con mayor opacidad fiscal", ha dicho.
En este sentido, ha reclamado una reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social y en el IRPF para que la carga tributaria sea menor en los trabajadores, y ha considerado que también habría que abrir el debate sobre si es conveniente pagar determinados servicios públicos como la Sanidad, la Educación o las pensiones.
"España paga entre 8 y 12 puntos más de cotizaciones a la Seguridad Social que los países del entorno", ha subrayado, al tiempo que ha dicho que "lo ideal son fondos de pensiones privados y que cada trabajador se jubile cuando quiera".
El retraso en cuatro días del día de la liberación fiscal en 2016 respecto a 2010 se debió a las subidas del IVA en 2010 y 2012, que supusieron 196 y 377 euros más anuales en trabajo, respectivamente.
"El único alivio que ha tenido el contribuyente en los últimos años ha sido la bajada del IRPF y esto les ha ahorrado 263 euros anuales y 3 días de trabajo en pagar impuestos", ha afirmado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook