La CUP propone incluir en los presupuestos todos los impuestos suspendidos por el TC

13.05.2016 | 08:35
La diputada de la CUP, Eulàlia Reguant, durante la conferencia política bajo el título "¿Qué entendemos por presupuestos de ruptura?",
La diputada de la CUP, Eulàlia Reguant, durante la conferencia política bajo el título "¿Qué entendemos por presupuestos de ruptura?",

La CUP propone incorporar en los Presupuestos de la Generalitat "todas las tasas e impuestos actualmente suspendidos por el Tribunal Constitucional (TC) como son el de depósitos bancarios, nucleares o viviendas vacías", recuperar el de sucesiones y reconvertir el de patrimonio para gravar las grandes fortunas.
En una conferencia política que la CUP ha realizado en su sede nacional con el título "¿Qué entendemos por presupuestos de ruptura?", la diputada Eulàlia Reguant ha definido los principales criterios que su formación considera básicos para aceptar los Presupuestos que elabora el Govern de Junts pel Sí (JxSí).
Según Reguant, hay que proponer medidas contundentes "para conseguir una estructura tributaria más justa y equitativa, con mayor capacidad recaudatoria y más eficaz contra el fraude", a fin de introducir "cambios significativos en la estructura del tramo autonómico del IRPF, el bajo y el alto".
También proponen "una reformulación del impuesto de patrimonio hacia un impuesto de grandes fortunas, y recuperar el de donaciones y sucesiones" para que su recaudación se equipe a la del año 2008.
Reguant ha reclamado, en todo caso, "más audacia política" para desarrollar nuevos impuestos, pero ha mostrado una predisposición mayor a negociar los Presupuestos con el conseller de Economía, Oriol Junqueras, de la que evidenciaba la CUP meses atrás.
"Estamos en una legislatura excepcional -ha dicho- y, sin esta circunstancia, la CUP no se plantearía negociar un presupuesto secuestrado por las políticas austericistas de la UE, con un Govern más favorable a políticas neoliberales que no anticapitalistas".
En este contexto, ha dicho Reguant, la CUP es consciente de que sólo hay margen para "aprobar las migajas de la miseria" y que el nuevo Presupuesto puede ser "un instrumento estratégico para acabar con el autonomismo", junto a otros "como el proceso constituyente, la hoja de ruta y la declaración del 9N".
Ahora bien, ha matizado, deben ser unas cuentas que "recuperen derechos y no sirvan sólo para políticas caritativas", lo que debe traducirse, ha apuntado, en recursos para aplicar el plan de choque de 270 millones de euros consensuado con JxSí.
"Tienen que demostrar que son de inflexión y que las clases populares perciban que se cuenta con ellas", ha explicado Reguant antes de considerar que "Catalunya está intervenida por la 'troika' y el capital financiero a través del Estado español" por lo que deberían ser unos Presupuestos "libres de Montoro", en alusión al ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro.
"Hay que denunciar -ha afirmado- la intervención total de un gobierno autonómico que carece de autonomía económica, por lo que el único camino es la desobediencia y la independencia", ha señalado a modo de conclusión, antes de entrar a fondo en la cuestión del desafío a las suspensiones del TC.
"El TC -ha afirmado- no puede ser un tope infranqueable, hace falta audacia para implementar lo que ha decidido la mayoría de nuestro pueblo", lo que se traduce en "incorporar todas las tasas e impuestos actualmente suspendidos por el TC como son los depósitos bancarios, el de nucleares o el de viviendas vacías".
Respecto a la deuda, la CUP ha suavizado sus exigencias y, después de apuntar que son "realistas" y reconocen las dificultades que implica no pagar la deuda en un marco de "intervención", pide a JxSí que "reconozca la insostenibilidad y ponga las bases para construir una nueva soberanía".
"Empecemos a socializar las cifras de la deuda, su evolución y la motivación del porqué se ha llegado a la situación actual" y, una vez que el grupo de trabajo creado en el Parlament escriba sus conclusiones y tenga lugar una auditoría, la CUP propone iniciar una campaña de "no a la deuda", pero con una matización importante: "su impago tiene que enmarcarse en la hoja de ruta" soberanista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook