Osman despierta ya junto a su padre en el hospital La Fe de Valencia

11.05.2016 | 12:18
Osman, el niño refugiado afgano de 7 años con parálisis cerebral que junto a su familia ha llegado anoche a España y ha sido ingresado de madrugada en el Hospital La Fe de Valencia.
Osman, el niño refugiado afgano de 7 años con parálisis cerebral que junto a su familia ha llegado anoche a España y ha sido ingresado de madrugada en el Hospital La Fe de Valencia.

Osman, el niño refugiado afgano de 7 años con parálisis cerebral, ha despertado hoy en el Hospital La Fe de Valencia, donde ha llegado sobre las dos de esta madrugada, según han informado a EFE fuentes sanitarias.
El pequeño ha pasado la noche acompañado de su padre y de un traductor del Centro de Atención a Refugiados (CAR) de Mislata (Valencia), donde se encuentran su madre y sus dos hermanos de 9 y 8 años.
Una ambulancia de la Cruz Roja trasladó a Osman y su familia desde el aeropuerto de Barajas, en Madrid, hasta Valencia, y el pequeño fue llevado junto a su padre directamente al Hospital La Fe, donde quedó ingresado "por su seguridad".
El padre del pequeño Osman llegó al centro hospitalario valenciano sonriente, saludando y lanzando besos a la gente que esperaba su llegada.
Hoy serán trasladados al Hospital la madre y los dos hermanos de Osman para pasar una revisión médica.
La consellera de Sanidad, Carmen Montón, informa hoy en rueda de prensa, a las 11.30 horas, de la acogida del pequeño Osman y su familia en Valencia y de la atención sanitaria que se le prestará en el hospital La Fe, en un acto en el que intervendrán también la pediatra Gemma Ochando y un representante de la ONG Bomberos en Acción.
La mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores, junto con personal del Comité Español de Ayuda al Refugiado y la campaña impulsada por la ONG Bomberos en Acción, ha permitido llevar a cabo esta operación humanitaria que proporcionará al pequeño ayuda médica para aliviar sus dolencias.
Osman se encontraba junto a su familia atrapado en el campamento de refugiados de Idomeni, entre Grecia y Macedonia, donde fue atendido por un grupo de bomberos españoles que le construyeron una silla especial, con ruedas adaptadas, para poder moverse, y que se movilizaron para trasladarlo a España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook