La Guardia Civil no detecta planes avanzados de atentado, pero está al acecho

01.05.2016 | 20:03
Fotografía facilitada por la Guardia Civil, del general jefe del Servicio de Información de la Guardia Civil, Pablo Salas, que en una entrevista con Efe.
Fotografía facilitada por la Guardia Civil, del general jefe del Servicio de Información de la Guardia Civil, Pablo Salas, que en una entrevista con Efe.

Aunque la Guardia Civil no ha detectado planes "avanzados" de atentados yihadistas en España, su Servicio de Información permanece atento y al acecho para prevenir una amenaza a la que se enfrenta, según su general jefe, Pablo Salas, con la experiencia de 75 años de un trabajo que acabó con ETA y los Grapo.
Son tres cuartos de siglo de los que el general Salas hace un balance positivo en una entrevista con Efe, en la que quiere poner el foco en el terrorismo yihadista como el principal reto, pero sin olvidar lo que queda de ETA.
Prácticamente derrotada, los agentes no bajan la guardia para acabar con sus estructuras clandestinas. Están "muy encima" también de esa "cierta disidencia" en la organización que apuesta por la violencia, aunque es "absolutamente minoritaria" y, de momento, nada apunta a que pueda retomar la lucha armada.
Como asegura el general, la Guardia Civil ha "aprovechado" las estructuras construidas en su combate a ETA y los Grapo, su experiencia y sus relaciones con otros servicios de información externos, para centrarse en la nueva amenaza y, especialmente, en su prevención, con el ojo puesto en la captación y radicalización.
Todo ello, enfatiza, "nos permite no empezar de cero y poder arrancar de una posición más fuerte que cuando empezamos la lucha contra ETA".
Salas ve "adecuado" el nivel 4 de alerta reforzado que sigue vigente en España y decretado el 26 de junio pasado tras los atentados de París, Túnez y Kuwait. "Es la situación adecuada. No tenemos información que nos haga pensar que somos un objetivo marcado directamente", explica.
Lo que no quiere decir que España, como país occidental y comprometido con estructuras multinacionales, no sea igual de objetivo que los estados de su entorno.
Reconoce que en las operaciones de las fuerzas de seguridad españolas se ha comprobado la relación de los detenidos con estructuras yihadistas radicadas en Siria y que miembros relacionados con ellas tenía intención de dirigirse a Europa.
De todos modos, la Guardia Civil no tiene detectados planes avanzados que hagan pensar en un atentado, ni siquiera con las armas halladas recientemente en un zulo de Ceuta y relacionadas con yihadismo. Pero "la amenaza en toda Europa existe", apostilla el general.
El máximo responsable del Servicio de Información muestra su satisfacción por el "avance que supone" la aprobación por el Parlamento Europeo del Registro aéreo de pasajeros (PNR), una demanda histórica de España.
Confía Salas en que se ponga en marcha lo antes posible, porque el intercambio de información es "muy importante de cara a la labor preventiva", sobre todo para "adelantarnos a la posible comisión de un hecho delictivo en territorio nacional".
Una esperanza a la que añade la de mejorar la coordinación entre países sobre la base de la que ya hay. "Hay que lucharla día a día y trabajarla", dice Salas convencido de que "cuanta más relación con los países amigos, cuanto más intercambio de información podamos poner encima de la mesa, en mejores condiciones estaremos para luchar contra la amenaza".
Consciente de que "no siempre es fácil" por la diversa forma que tienen los interlocutores de entender o de sufrir la amenaza y por las diferentes sensibilidades que conviven en Europa, Salas es optimista y ve avances positivos para esa mejor coordinación.
Durante la entrevista con Efe, el general se refiere también a ETA, aún no disuelta, y deja abierta la posibilidad de que la banda vuelva a publicitar alguna entrega como la que escenificó el 21 de febrero de 2014.
Unas armas de las que nadie ha dispuesto porque siguen en su poder, como el resto. Algo que la Guardia Civil tratará de evitar, subraya Salas antes de asegurar que el dirigente abertzale Arnaldo Otegi se equivocó cuando en una reciente entrevista acusó al instituto armado y a la Policía de impedir el desarme de ETA.
"No tiene razón", responde Salas para, tajante, aseverar a renglón seguido: "Lo único que estamos haciendo, y seguiremos haciendo, es cumplir con nuestra obligación, que es garantizar la seguridad de los españoles y su libertad, de la que en muchos casos no han podido disfrutar".
Y en la lucha contra ETA, la Guardia Civil "no va a descansar hasta lograr esclarecer todos los atentados pendientes y poner a todos los terroristas a disposición de la Justicia", incluidos los que siguen en la clandestinidad en países de Latinoamérica y europeos, con causas pendientes pero ya desmarcados de la actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook