Barcelona duplica su tráfico aéreo intercontinental en la última década

15.04.2016 | 14:33
La parrilla de taxis en la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat. EFE/Archivo
La parrilla de taxis en la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat. EFE/Archivo

El tráfico aéreo intercontinental del Aeropuerto de Barcelona se ha más que doblado en la última década, hasta los 5,6 millones de pasajeros en 2015, gracias a la creación de nuevas rutas y frecuencias como Miami, Sao Paulo o Bogotá, a las que se sumarán este verano nuevos enlaces como Rabat, Accra o Baku.
América del Norte y Asia son los principales mercados intercontinentales de El Prat, que el pasado año registró la cifra récord de 39,7 millones de pasajeros, lo que supone un 5,4 % más que en el año anterior.
El crecimiento del aeropuerto catalán ha sido especialmente intenso en los últimos diez años, coincidiendo con la creación, en 2005, del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas (CDRA), integrado por la Generalitat, la Cámara de Comercio de Barcelona, el Ayuntamiento y Aena, cuyos responsables han presentado hoy el plan estratégico de este organismo para el período 2016-2017.
La directora del Aeropuerto de Barcelona, Sonia Corrochano, ha explicado que desde 2005 el número de destinos intercontinentales desde El Prat se ha duplicado, pasando de 17 a 34, consiguiendo rutas tan destacadas como Dubái (Emiratos Árabes Unidos), Banjul (Gambia), Singapur, Baku (Azerbaiyán) o Bogotá (Colombia).
El número de frecuencias semanales intercontinentales tampoco ha parado de aumentar y ya se sitúa en 234, cuando en verano de 2005 era de 72.
De igual manera, el número de asientos ofertados se ha multiplicado por cinco y actualmente hay 1,6 millones de asientos disponibles desde Barcelona con destino a otros continentes.
En cuanto al pasaje intercontinental, éste ha pasado de los 2,2 millones de viajeros de 2005 a los 5,6 millones de 2015 y representa ya un 15 % del total del aeródromo catalán.
Una tercera parte de este colectivo viaja de manera directa, sin escalas, a su destino, lo que supone más de 2 millones de pasajeros anuales, mientras que otros 3,55 millones de pasajeros lo hacen de forma indirecta.
El secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat y presidente del CDRA, Ricard Font, ha destacado que el objetivo de El Prat es situarse en un plazo de entre dos y cuatro años en el grupo de "megaurbes" que registran más de 8.000 pasajeros intercontinentales diarios.
Para conseguirlo, el CDRA negocia con varias aerolíneas la puesta en marcha de nuevos vuelos internacionales.
Por ahora está previsto que en 2016 Barcelona gane una ruta a Washington (Estados Unidos) con United y que Delta incremente las frecuencias a Nueva York. Asimismo, Latam operará un vuelo diario a Sao Paulo (Brasil) y American Airlines aumentará la capacidad de la ruta a Nueva York con un avión más grande.
No obstante, el plan de acción presentado hoy determina los mercados y países más estratégicos para Cataluña en los próximos años.
En este sentido, entre los destinos intercontinentales considerados estratégicos por volumen de pasaje de origen y destino indirecto figuran Tokio (Japón), Seúl (Corea del Sur), Buenos Aires (Argentina), Shangai (China), Los Ángeles y San Francisco (Estados Unidos), así como Bangkok (Tailandia), Hong Kong o México DF.
Ricard Font ha hecho hincapié en que el principal competidor del Aeropuerto de Barcelona ya no es Madrid, sino los principales aeródromos europeos, como Roma, Düsseldorf (Alemania) o Viena (Austria).
"Hemos pasado de una mentalidad muy localista a una mentalidad global", ha señalado el responsable de la Generalitat, que ha subrayado el gran potencial de crecimiento que presenta El Prat, teniendo en cuenta que "en los próximos quince años se doblará con toda la seguridad la movilidad aérea mundial".
El presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, ha asegurado que el aeropuerto barcelonés "funciona muy bien" y que es fundamental, desde un punto de vista empresarial, que la capital catalana tenga una infraestructura aérea conectada al máximo con el resto del mundo, a tenor de la internacionalización que ha vivido la economía catalana.
"Se constata la realidad de que este es un aeropuerto competitivo a nivel internacional", ha remarcado Valls, que ha puesto el acento en que la globalización obliga a las empresas a abrirse al exterior y eso se traduce en más pasajeros de ocio y de negocio y en más carga para el aeropuerto.
Por su parte, el concejal de Empleo, Empresa, Comercio y Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí Colom, ha avanzado que la ciudad será el próximo año la anfitriona del World Routes Forum, el principal congreso de aviación intercontinental del mundo, por lo que será un buen momento para mostrar a las aerolíneas internacionales la potencialidad económica y turística que ofrece la capital.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook