El Gobierno autoriza la firma del acuerdo de cambio climático de París

08.04.2016 | 15:03
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy tras la reunión del Consejo de Ministros, en Madrid
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy tras la reunión del Consejo de Ministros, en Madrid

El Consejo de Ministros ha autorizado hoy la firma por parte de España del acuerdo de cambio climático de París, adoptado en la cumbre de Naciones Unidas celebrada en la capital francesa el pasado diciembre.
El acuerdo supone la suma de esfuerzos de cerca de 200 países en la lucha contra el cambio climático, y el acuerdo de transitar colectivamente hacia un nuevo modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente a los impactos del calentamiento.
El texto del pacto, compuesto por un preámbulo y 29 artículos, tiene como objetivo evitar que el incremento de la temperatura media global del planeta supere los 2 grados respecto a los niveles preindustriales a finales de siglo intenta lograr, además, de desarrollar esfuerzos adicionales que hagan posible que el calentamiento global no supere los 1,5 grados.
El acuerdo reconoce la importancia de ir incrementando la intensidad de los compromisos con objetivos cada vez más ambiciosos para lo cual establece un ciclo de revisión mediante el cual se deberá hacer balance cada cinco años del grado de cumplimiento de todas las medidas nacionales puestas en marcha para alcanzar el objetivo de los 2 grados.
A través de este pacto los países se comprometen a preparar, comunicar y mantener sus contribuciones establecidas a nivel nacional para luchar contra el cambio climático y a adoptar medidas de mitigación y adaptación internas con el fin de alcanzar los objetivos de esas contribuciones.
París recoge, en total, 189 Planes Nacionales de lucha contra el cambio climático, que cubren el 97 % de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Otro aspecto importante de la nueva gobernanza climática que establece el acuerdo es que pone en valor la importancia de adaptarse a los efectos adversos del cambio climático.
Asimismo, se fortalece el marco de cooperación global, a fin de que los países en desarrollo más vulnerables al calentamiento puedan afrontar mejor las pérdidas y daños derivados de éste.
Para alcanzar los objetivos recogidos en este acuerdo, los países desarrollados se comprometen a movilizar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 a través de fuentes públicas y privadas, compromiso que se revisará al alza antes de 2025.
Respecto de los países en desarrollo se establece la posibilidad de que participen, voluntariamente, en materia de financiación, aumentando así por primera vez la base de donantes en la lucha contra el cambio climático.
Otros de los grandes pilares del acuerdo es el marco de transparencia común para todos los países que proporcionarán información sobre emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero y sobre el apoyo en forma de financiación, o de transferencia de tecnología, ya sea proporcionado o recibido.
La entrada en vigor del acuerdo se producirá cuando al menos 55 partes (que sumen un total de 55 % de las emisiones globales) lo hayan ratificado y surtirá efectos a partir del año 2020.
Naciones Unidas hará una ceremonia en su sede de Nueva York el próximo 22 de abril que supondrá la apertura del periodo de ratificación del acuerdo.
A esta cita, está previsto que asistan tanto altos representantes de la Unión Europea como de los Estados miembros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook