Mal comienzo de año en las carreteras ¿Estancamiento o cambio de tendencia?

03.04.2016 | 20:26
Siete personas han muerto y otra ha resultado herida grave en un choque frontal entre dos vehículos, ayer en la N-II a la altura de Pont de Molins (Girona).
Siete personas han muerto y otra ha resultado herida grave en un choque frontal entre dos vehículos, ayer en la N-II a la altura de Pont de Molins (Girona).

El primer trimestre deja 275 fallecidos en las carreteras, 28 más que en 2015, un notable aumento que da paso a un mes de abril que arranca con siete muertos en un accidente, pese a que España es uno de los países de la UE con menos siniestralidad. Pero, ¿se puede hablar de estancamiento o de cambio de tendencia"?.
Aunque con matices, los expertos consultados por Efe creen que sí, especialmente tras constatar que el aumento tanto de muertes como de accidente mortales se viene atisbando desde el año pasado, en el que hubo incrementos en los meses de enero, febrero, mayo, julio o septiembre, si bien 2015 (con datos aún provisionales) se cerró con seis fallecidos menos que 2014.
Desde Tráfico explican a Efe que no se pueden obviar las circunstancias concretas de la siniestralidad para analizar la situación. Por ejemplo, el hecho de que la Semana Santa, el periodo del año con más viajes -14,2 millones-, haya caído este año en marzo y no en abril, por lo que la comparativa trimestral no es equiparable.
Precisamente, estas vacaciones, con 41 fallecidos -siete más que en 2015- han estado marcadas por el accidente del autobús en la AP-7 en el que perdieron la vida 13 jóvenes, un siniestro que ha hecho de esta Semana Santa una de las más trágicas de los últimos años.
A este factor, la DGT suma otros indicadores no tan puntuales para explicar el aumento de la siniestralidad como el incremento de la movilidad en los últimos meses o la subida de las víctimas mortales que viajan en coches antiguos.
Como muestra, en febrero se produjeron 26,6 millones de viajes, un 9,3 por ciento más que el mismo mes de 2015 y en lo que va de 2016 ha habido 81,7 millones de desplazamientos, cuatro millones más que en el primer trimestre del año pasado.
Sobre el envejecimiento paulatino del parque automovilístico, Tráfico señala que "evidentemente un vehículo viejo no cuenta con los equipamientos actuales que mitigan las consecuencias de un siniestro", algo con lo que coincide el director de Seguridad Vial del RACE, Tomás Santa Cecilia, que apuesta por incentivar los planes Renove para la compra de coches menos contaminantes y más seguros.
Y es que los vehículos de más de diez años están involucrados en la mitad de los accidentes mortales, lo que incide directamente en la probabilidad de fallecer, sostiene Santa Cecilia que, sin embargo, no ve con preocupación un repunte en la siniestralidad.
Tampoco desde Mapfre hablan de cambio de tendencia, sino de "estancamiento". A falta de cerrarse el balance de 2015 con datos definitivos, estaríamos ante un descenso del 0,5 por ciento de víctimas, con cifras similares a los dos años anteriores de alrededor de 1.680 víctimas.
"Venimos de reducciones muy fuertes en los últimos años, con medidas muy eficaces como el carné por puntos, el cambio de reglamento o la tipificación como delito de determinadas conductas al volante", asegura a Efe Jorge Ortega, responsable técnico del área de prevención y seguridad vial de la Fundación Mapfre.
Ortega opina que no se puede bajar la guardia ni asumir con resignación estas cifras "porque hay mucho recorrido por delante". Poner en marcha planes estratégicos hacia colectivos vulnerables como personas mayores, motoristas o ciclistas son algunas de las apuestas de Mapfre y el RACE, sin olvidar intervenir en las carreteras.
Fundación Mapfre propone extender las carreteras denominadas de 2+1 carriles, es decir, vías de doble sentido de circulación con tres carriles disponibles, en el que el último va separado por una mediana que se va adentrando en una u otra dirección de circulación, o en la instalación en el pavimento de las secundarias señales rugosas para evitar las salidas de vía.
Ambas instituciones ponen el foco en una mayor implicación de las empresas. "No hay que olvidar que el 70 por ciento de los siniestros se producen en horario laboral" y, según el RACE, en fomentar el uso de las vías de alta capacidad como autovías o autopistas, tres veces más seguras y cuyo empleo debería extenderse en vacaciones como Semana Santa.
Menos optimista con el presente y futuro de la siniestralidad se muestran las asociaciones de víctimas Stop Accidentes y Día y la Asociación Europea de Automovilistas (AEA) que califica de "muy negativa la evolución", pues en más de la mitad de las comunidades autónomas han subido las víctimas.
Las razones, en palabras de su presidente, Mario Arnaldo, son coches viejos, falta de inversión en las infraestructuras y un déficit del alumbrado en las carreteras, pues la mayoría de los siniestros se producen al anochecer o ya de noche.
A los políticos se dirigen las víctimas de accidentes para criticar que la seguridad vial debería volver a ser una prioridad política en la que las palabras "concienciación, prevención, educación y sanción", dice a Efe la presidenta de Stop Accidentes, Ana Novella.
"Hemos estado viviendo de las rentas, de las políticas que han dado resultado, de la inercia del carné por puntos y de la concienciación conseguida entre los conductores. Ahora se está demostrando que la DGT no tiene capacidad política para emprender medidas porque el Ministerio del Interior está en otra cosa", denuncia Francisco Canes, presidente de DIA.
Pese a todo, Tráfico insiste. España se sitúa entre los países de la UE con menos accidentes mortales de tráfico, con 36 por cada millón de habitantes, por debajo de Alemania, con una tasa de 43 fallecidos, Francia (54), Italia (56), Portugal (60) o Bélgica (67).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook