Cae una red que enseñaba a robar a ladrones noveles en urbanizaciones catalanas

25.03.2016 | 08:57
Cae una red que enseñaba a robar a ladrones noveles en urbanizaciones catalanas
Cae una red que enseñaba a robar a ladrones noveles en urbanizaciones catalanas

Los Mossos d'Esquadra han detenido a doce personas en una operación que ha permitido desmantelar una red que actuaba como una "escuela de robos", ya que el líder enseñaba a jóvenes sin antecedentes a asaltar viviendas en urbanizaciones catalanas, antes de que se fueran a delinquir a otros países.
En rueda de prensa, el inspector Ramon Grasa, subjefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra, ha explicado que por el momento han logrado atribuir a la organización, dirigida por un hombre de 48 años y origen albanés, un total de 48 robos en chalés de urbanizaciones de una treintena de localidades de las comarcas centrales de Catalunya.
El líder de la banda, el único que tiene antecedentes, reclutaba a compatriotas en la región albanesa de Krujë y, una vez en Catalunya, les distribuía en baterías de cuatro efectivos, sin relación entre ellas, les alquilaba un piso en Barcelona o L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y les mostraba las urbanizaciones en las que podían cometer sus robos con fuerza, siempre por la tarde, sin utilizar en ningún caso la violencia.
Grasa ha explicado que se trataba de una auténtica "escuela de robos", ya que los miembros de las baterías eran jóvenes de entre 20 y 30 años, sin antecedentes ni experiencia previa en robos, y que venían a Catalunya con el único objetivo de aprender a robar durante un periodo de unos dos meses, para luego distribuirse por otras ciudades europeas.
En sus golpes, los miembros de las baterías detenidos se llevaban de los chalés que asaltaban dinero, joyas y relojes que luego revendían al responsable de dos locales de compra-venta de la carretera de Sants de Barcelona, que les pagaba el oro a 20 euros el gramo, si bien un euro de cada veinte se los quedaba el líder del grupo, que no participaba directamente en ninguno de los robos.
El juez de Solsona que investiga el caso ha ordenado prisión para el líder de la organización y para diez de los miembros de las baterías, acusados de pertenencia a organización criminal y robos con fuerza, mientras que ha dejado en libertad con cargos al dueño de las dos tiendas de compra-venta de oro, un hombre de origen italiano, por un delito de receptación.
El líder de la banda, que ya fue detenido en 2015 por un delito de robo con fuerza, reclutaba a jóvenes compatriotas, seguramente según Grasa con el apoyo de algún colega en la región de Krujë, y les iba a buscar en la frontera de La Jonquera (Girona), donde les proporcionaba un coche y les acompañaba a la zona por la que debían actuar, para mostrarles cómo hacerlo, aunque él no intervenía nunca directamente en ningún asalto.
Los Mossos d'Esquadra tienen constancia de que al menos dos de las baterías actuaban en Catalunya desde otoño del pasado año, mientras que otras dos se configuraron después de que recibieran las primeras denuncias contra esta supuesta red, en enero pasado.
Una vez que habían llegado a España, los jóvenes se dedicaban en exclusiva a robar en viviendas, ya que no llevaban a cabo ningún otro tipo de actividad porque su objetivo era aprender técnicas de asalto, pasar desapercibidos y marcharse al cabo de poco tiempo a delinquir en otras ciudades europeas.
De hecho, algunos de los supuestos miembros de estas baterías, de épocas anteriores a las que ahora han sido arrestados por los Mossos d'Esquadra, han sido detenidos posteriormente por olas de robos en viviendas de los alrededores de París o de ciudades griegas o alemanas.
Para cometer los robos, elegían casas en urbanizaciones aisladas de las comarcas del Maresme, Vallès Occidental, Vallès Oriental, Bages, Osona, Anoia, Baix Llobregat, Solsonès y Alt Penedès, donde irrumpían rompiendo una ventana o forzando las puertas, siempre en horario de tarde. En ocasiones, asaltaban más de una vivienda en un sólo día.
En los casos en los que se encontraron a los dueños en casa, su reacción inmediata fue huir a toda prisa, porque, según Grasa, no querían mantener ningún tipo de enfrentamiento físico.
Los Mossos d'Esquadra han logrado identificar además a otros cuatro miembros de las baterías, que han logrado huir, por lo que se ha dictado una orden internacional de búsqueda y captura.
El juez de Solsona también ha imputado al dueño de la empresa que alquilaba los vehículos a la red, como supuesto miembro de la organización criminal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook