Sánchez llama al "diálogo" para dejar atrás enfrentamiento Generalitat-Estado

15.03.2016 | 17:12
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se saludan al inicio de su primera reunión en el Palau de la Generalitat, en la que tienen la intención de intercambiar impresiones sobre la situación política en Cataluña y el proceso de investidura.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se saludan al inicio de su primera reunión en el Palau de la Generalitat, en la que tienen la intención de intercambiar impresiones sobre la situación política en Cataluña y el proceso de investidura.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado hoy que la reunión con el president Carles Puigdemont abre la "etapa de deshielo" entre Generalitat y Estado, y ha hecho así un llamamiento al "diálogo" para hallar soluciones al conflicto actual, aunque ha rechazado la posibilidad de un referéndum en Cataluña.
Puigdemont y Sánchez se han reunido por espacio de hora y cuarto en el despacho del president en el Palau de la Generalitat, en el primer encuentro entre ambos dirigentes, a petición del socialista.
Al término del encuentro, Sánchez ha comparecido ante los medios para explicar los contenidos de una reunión que ha confiado en que sea "la primera de muchas otras" que puedan tener ambos dirigentes si finalmente el dirigente del PSOE es investido presidente.
"Creo que se ha abierto una etapa de deshielo entre Generalitat y Gobierno de España y la política española. Cuando se abre una etapa de deshielo es cuando afloran las soluciones", ha remarcado Sánchez.
A su juicio, el "diálogo y la negociación son imprescindibles para encontrar una solución que conviene a la mayoría de catalanes y españoles. Por nosotros no quedará. Vamos a intentar hablar de todo y con todos, incluso con aquellos que discrepamos".
Y es que Sánchez se ha mostrado "convencido" de que dentro de la Constitución "hay mucho camino por recorrer para que Cataluña se sienta a gusto como quiere y como merece".
Tras asegurar que en ningún caso se ha tratado un posible apoyo de Democràcia i Llibertat (DiL) a su investidura, Sánchez ha explicado que Puigdemont le ha puesto sobre la mesa la cuestión del "derecho a decidir", a lo que él ha dejado claro su rechazo frontal.
"A mi juicio, el orden de los factores sí altera el producto. Puigdemont quiere votar para romper, pero yo quiero lo contrario: acordar y después votar" una nueva Constitución y un nuevo Estatut para Cataluña, ha señalado.
Es por ello que ha recalcado que "dentro de la Constitución y la legalidad, estoy dispuesto a hablar de todo, pero debe ser dentro de los márgenes de la Constitución y la legalidad democrática".
Ha reiterado que su voluntad es que Cataluña participe de la renovación política de España, además de que "los catalanes voten, pero voten un nuevo pacto de convivencia", ya que a su juicio las elecciones del 20D demostraron que una "mayoría de catalanes" desean participar en la renovación del "proyecto común".
Es por ello que Sánchez ya ha planteado a Puigdemont su "nueva hoja de ruta en las relaciones entre Generalitat y Estado", basadas en "el diálogo, el entendimiento y la convivencia".
En primer lugar ha abogado por la "reactivación" de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, que no se reúne desde 2011 y que, para Sánchez, podría ser el escenario para "desbloquear muchos de los 23 puntos" de la lista que Artur Mas planteó a Mariano Rajoy en 2014.
Entre esos "muchísimos elementos en los que se pueden entender Gobierno y Generalitat" están, para el líder del PSOE, la financiación autonómica, una "prioridad" para los socialistas; pero también las inversiones que el Estatut contempla y que el Gobierno "debe cumplir", el reparto "equitativo" de los objetivos de déficit, "activar" el corredor mediterráneo o "la agenda social".
Y, en segundo lugar, ha reivindicado la reforma constitucional, en la que también se "resolverían muchos de los problemas de autogobierno que demanda la Generalitat". "Apostando por el diálogo podremos encontrar soluciones, que no van a ser fáciles, inmediatas ni sencillas", ha admitido.
En todo caso, ha agradecido la "amabilidad y hospitalidad" de Puigdemont en el camino para "normalizar" las relaciones entre Estado y Generalitat y dejar atrás "la ausencia de diálogo" y el "bloqueo institucional" tras "cuatro años de enfrentamiento".
Además, ha asegurado que le "gustaría" que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, se reúna también con Puigdemont. "Creo que va tardando. Llega tarde a muchas cosas", ha agregado Sánchez, que ha restado importancia a las advertencias de Ciudadanos ante la posibilidad de que se hablara de la consulta en esta reunión.
"Siempre he creído que sin diálogo solo hay bloqueo político y con diálogo se pueden encontrar soluciones. Rivera y yo mismo hemos defendido que el diálogo es fundamental", ha sentenciado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook