Alerta naranja en 25 provincias por nieve, viento o fenómenos costeros

27.02.2016 | 12:47
Una familia se divierte en la nieve caída durante la pasada madrugada en Ávila. El temporal que azota la Península Ibérica alcanza hoy su máxima intensidad con rachas de viento fuerte en el litoral y con el desplome de la cota de nieve hasta los 400/500 metros en casi todo el norte y centro peninsular.
Una familia se divierte en la nieve caída durante la pasada madrugada en Ávila. El temporal que azota la Península Ibérica alcanza hoy su máxima intensidad con rachas de viento fuerte en el litoral y con el desplome de la cota de nieve hasta los 400/500 metros en casi todo el norte y centro peninsular.

El mal tiempo ha dejado hoy 25 provincias en alerta naranja por riesgo importante de viento, fenómenos costeros o nieve, donde la cota ha bajado hasta los 400/500 metros.
En Andalucía, Almería está en alerta naranja por riesgo importante de viento con rachas máximas de 90 kilómetros por hora en el Valle del Almanzora y Los Vélez, además de por fenómenos costeros, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).
En Granada y Jaén la alerta es por riesgo importante de nevadas: la cota de nieve está prevista en torno a los 500/700 metros en la Cuenca del Genil, Guadix y Baza (de Granada) y en Cazorla y Segura, en Jaén.
Granada también está en alerta, pero amarilla -de menor intensidad-, por viento y fenómenos costeros, al igual que Cádiz. Córdoba y Málaga también están en alerta amarilla, pero esta vez por nevadas.
En Aragón, sus tres provincias están en alerta naranja por riesgo importante de nieve (500/600 metros); en Huesca incluso hay riesgo de aludes en el Pirineo oscense, aunque en este caso es amarilla.
Cantabria también está en alerta naranja por nevadas con la cota en los 400/500 metros (Liébana, centro, valle de Villaverde y Cantabria del Ebro) y por fenómenos costeros.
En Castilla y León las provincias que están en alerta naranja por nieve son Burgos, León y Palencia, con una cota entre los 700/900 metros. Ávila, Segovia y Soria están en alerta amarilla por nieve o viento.
Las cuatro provincias catalanas están en alerta naranja por riesgo importante de nevadas: en Barcelona, la zona del Prepirineo; en Girona, en Pirineo; en Lleida, Pirineo y Valle de Arán; y Tarragona, prelitoral norte y prelitoral sur (la cota de nieve hoy en esta comunidad está prevista entre los 600/700 metros).
El riesgo de nevadas en Navarra también es importante, en la vertiente cantábrica, centro y Pirineo navarro.
En la Comunidad Valenciana, Castellón está en alerta naranja por nieve (interior norte) y viento (interior norte e interior sur), mientras que Valencia está en alerta amarilla por viento, nieve o fenómenos costeros, y Alicante por viento y fenómenos costeros.
En Galicia, tres provincias, Lugo (centro y montaña), Ourense (noroeste, sur y montaña) y Pontevedra (interior y Pontevedra) están en la alerta naranja por nieve, con una cota que está entre los 400/500 metros. A Coruña y Pontevedra también lo están por fenómenos costeros.
Ibiza, Formentera y Mallorca están en alerta naranja por fenómenos costeros (olas de 4 a 5 metros), mientras que La Rioja, en la Ibérica riojana, lo está por nieve (cota entre los 600 y 800 metros).
En Asturias la alerta naranja también es por nieve (Cordillera y Picos de Europa), mientras que en Vizcaya y Guipúzcoa es por riesgo importante de fenómenos costeros (mar combinada del noroeste de cinco a seis metros).
Además de estas provincias, en alerta naranja también está la ciudad autónoma de Melilla, por viento -rachas máximas de 90 kilómetros por hora- y fenómenos costeros.
Hay otras provincias, como Madrid, donde la alerta es amarilla, en este caso por nieve (600/700 metros) y viento, todo en la sierra, o Albacete, Cuenca y Guadalajara, también por nieve y viento.
En Canarias la alerta es amarilla por fenómenos costeros y viento, con rachas máximas de 70 kilómetros por hora en El Hierro, Gran Canaria, La Gomera y Tenerife.
Con la alerta naranja existe un riesgo meteorológico importante en fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales. Con la amarilla no existe riesgo para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook