Puigdemont: Si el futuro Gobierno plantea referendo, nos pondremos de acuerdo

25.02.2016 | 13:05
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont.
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, se ha abierto hoy a modificar la hoja de ruta soberanista si el futuro Gobierno plantea un referendo, una estrategia sobre la que "seguro" que llegarían a un acuerdo, pero que no incluye el pacto PSOE-C's, que sólo "enquista" el problema.
En una entrevista en Cadena Ser, Puigdemont ha aseverado que no van a culminar el proceso soberanista "sin que la gente lo valide a través de su voto" con más del 50 % de sufragios y ha recordado que la hoja de ruta independentista cuenta, como últimos pasos, unas elecciones constituyentes y un posterior referendo para validar una eventual constitución catalana.
Sin embargo, al ser preguntado por si frenaría la hoja de ruta soberanista si el nuevo Gobierno central pusiera sobre la mesa un referendo, Puigdemont ha respondido: "Creo que nos podríamos poner de acuerdo, claramente; si la estrategia es referéndum, nos pondremos de acuerdo en hacer un referendo, seguro", ha afirmado.
Ha añadido que llegar a acuerdos para "dar el voto a la gente no tiene que asustar a nadie y menos a los que cogen la bandera de la regeneración política y democrática". "Si empezamos negando el referendo, vaya reforma y regeneración democrática", ha dicho en alusión al pacto entre PSOE y Ciudadanos.
Un acuerdo de legislatura que "no suma" y que, al negar referendos de autodeterminación, "contribuye a enquistar" los problemas territoriales de España, ha juzgado el presidente catalán.
Preguntado por qué estaría dispuesto a ceder en una conversación con el futuro presidente del Gobierno -al que ha asegurado que pedirá una reunión-, Puigdemont ha respondido: "¿Hay algo encima de la mesa sobre lo que me pueda pronunciar si vale la pena ceder o no?".
El presidente catalán ha apuntado que preferiría cualquier alternativa a un nuevo Gobierno del PP, pero ha indicado que como presidente de la Generalitat hablará "con quien sea" finalmente el nuevo inquilino en la Moncloa.
"Estamos sentados permanentemente en una mesa de diálogo y negociaciones en la que estamos solos", ha añadido, y ha considerado que ambos gobiernos deberían sentarse, "aunque sea para iniciar el inventario de discrepancias".
Ha aseverado que va a cumplir "todas las leyes" y que continuará encargando tareas al conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, alegando que el decreto de nombramiento no está suspendido por el Constitucional, como sí lo están en cambio algunas competencias de su departamento.
En cuanto a los casos de corrupción de la familia del expresidente catalán y fundador de CDC Jordi Pujol, ha aseverado que "no tienen nada que ver con el gobierno ni con el partido", sino que "atañe a su familia".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook