Un frente de aire frío congelará el termómetro a partir del domingo

12.02.2016 | 17:57
Una joven observa el reflejo de las fachadas de la Puerta del Sol en el intercambiador de transportes.
Una joven observa el reflejo de las fachadas de la Puerta del Sol en el intercambiador de transportes.

Un frente frío hará temblar los termómetros a partir del domingo próximo en la Península, Baleares, Ceuta y Melilla, con registros de hasta cinco grados menos, una cota de nieve de entre 500 y 800 metros, lluvias y fuertes vientos.
Según ha explicado a EFE la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Ana Casals, España comenzará a percibir el descenso de las temperaturas paulatinamente a primeras horas del domingo desde el noroeste hacia el sureste y el frío se acentuará a partir del lunes, especialmente las mínimas, que favorecerá la intensidad de las heladas.
Durante la tarde del domingo, los fuertes vientos del oeste que afectan a la mayor parte del país, favorecerán la bajada de temperaturas y de la cota de nieve a 500-700 metros en el norte, 800-1.000 metros en el centro y 1.000-1.200 metros en el sur.
Las temperaturas mínimas y máximas de este invierno "están altísimas", ha añadido Casals, que ha subrayado el registro de máximas de hasta veinte grados en Levante durante el sábado.
En zonas montañosas se esperan mínimas de hasta menos diez grados y las heladas se extenderán a la mayor parte del país, excepto en zonas bajas como el Ebro y el Guadalquivir.
Las máximas a partir del lunes no superarán los cinco grados en gran parte del norte peninsular y en las zonas altas de la mitad sur, a lo que se unirán heladas en el interior peninsular.
Las temperaturas mínimas se situarán por debajo de los menos diez grados en las áreas de montaña del norte y del sureste.
A partir del domingo, se esperan rachas de viento superiores a los 70 kilómetros por hora en el interior de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Catalunya, que unido al descenso de temperaturas dará como resultado una mayor sensación térmica de frío.
El viento también activará la alerta naranja a partir de mañana por avisos costeros, con olas de entre seis y siete metros en la cornisa cantábrica y el sureste peninsular.
Para este fin de semana se esperan precipitaciones en la mayor parte del territorio -excepto en el área mediterránea- y se prevé que las más intensas se produzcan en el noroeste peninsular.
A mitad de la semana, se pronostican heladas generalizas y que la situación de intensas nevadas remita, aunque pueden repetirse episodios de viento y precipitaciones durante el resto de la semana, por lo que el frío intenso y las nevadas continuarán en la mayor parte del país.
Las temperaturas aumentarán ligeramente en el resto de la semana, con inestabilidad en el norte y extremo sur peninsular.
Mientras, hoy en Galicia se han registrado desbordamientos de ríos, calles y carreteras anegadas y corrimientos de tierra y piedras, en O Porriño, Vigo y Pontevedra.
Durante esta jornada, la Agencia Estatal de Meteorología ha activado la alerta amarilla y naranja por viento, lluvia y oleaje en treinta y dos provincias de quince comunidades autónomas.
Sin embargo, la alerta naranja (riesgo importante) solo afecta a Albacete por rachas máximas de 90 kilómetros, a Valencia por vientos de hasta 100 kilómetros por hora y en las Rías Baixas de Pontevedra se espera una precipitación acumulada de 80 litros por metro cuadrado en doce horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook