Una masiva asamblea, en Sabadell, decidirá si la CUP apoya a Mas o hay nuevas elecciones

27.12.2015 | 11:19
Un total de 3.577 militantes y simpatizantes de la CUP participarán este domingo en la asamblea que decidirá si acepta la propuesta de acuerdo de Junts pel Sí (JxS).
Un total de 3.577 militantes y simpatizantes de la CUP participarán este domingo en la asamblea que decidirá si acepta la propuesta de acuerdo de Junts pel Sí (JxS).

Un total de 3.577 militantes y simpatizantes de la CUP participarán este domingo en la asamblea que decidirá si acepta la propuesta de acuerdo de Junts pel Sí (JxS), mientras que CDC ha dejado claro que un rechazo a Artur Mas como presidente catalán conduciría a unas nuevas elecciones.
Finalmente, la asamblea se celebrará en la pista cubierta de atletismo de Sabadell (Barcelona), y no en Girona como estaba previsto, ante la masiva afluencia de participantes, muy superior a los 1.600 que se inscribieron en el "debate nacional" que celebró la organización el pasado 29 de noviembre en Manresa (Barcelona).
La localización y el sistema de votación ha ido variando a medida que se acercaba la fecha: inicialmente se previó que se celebraría en Esparraguera (Barcelona) y se votaría a mano alzada, más tarde se estimó convocarla en Girona y con voto electrónico secreto, pero la cifra final de inscritos, 3.577, ha desbordado las previsiones.
La asamblea de la CUP deberá decidir si acepta la propuesta de acuerdo de JxS para permitir la investidura de Mas como presidente de la Generalitat antes de que termine el plazo del 10 de enero y se convoquen automáticamente elecciones anticipadas para marzo.
A medida que los inscritos lleguen a los puestos de control de acreditaciones se les consultará si quieren o no votación secreta: así será si lo pide un 25 % de los participantes o, de lo contrario, se votaría a mano alzada.
A las nueve de la mañana del domingo 27 de diciembre, los negociadores de la CUP que han participado en las conversaciones sobre la investidura con JxS expondrán los resultados de estos contactos con la lectura de sus informes y a continuación se ofrecerán unos 50 turnos de palabra.
Al mediodía está previsto que se celebre la primera ronda de las cuatro votaciones previstas para decidir qué deben hacer los diez diputados de la CUP en el Parlament.
Se repartirán papeletas para que cada uno elija uno de los cuatro escenarios que se plantean: 1- Aceptar la propuesta de acuerdo de JxS y facilitar la investidura de Mas. 2- Rechazar el nombre de Mas e insistir a JxS en que proponga un nombre alternativo o se convoquen elecciones. 3- Rechazar la propuesta de acuerdo de JxS pero facilitar que Mas sea investido. 4- Abstenerse en la investidura de Mas e instar a JxS a buscar otros apoyos que permitan que sea nombrado president o resignarse a unas nuevas elecciones.
Dos de las opciones, por lo tanto, contemplan facilitar la investidura de Mas y las otras dos asumen que, si no hay acuerdo antes del 10 de enero, se convocarían elecciones en marzo.
Por la tarde, después de un receso para comer, proseguirán las rondas de votación -en cada una se eliminará la opción menos votada- y si antes de la tercera ya hay algún escenario que recabe más del 50 % de los votos se daría por finalizada la sesión.
Esta mañana, la diputada de la CUP Anna Gabriel ha afirmado que si la asamblea del domingo rechaza apoyar la investidura de Mas su formación podría avalar a otro candidato que propusiera JxS sólo con una reunión de su consejo político.
Pero el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha sido tajante: "No habrá candidato alternativo" y sería "difícilmente justificable" que la CUP rechazara el acuerdo y "despilfarrara la oportunidad histórica" de poner rumbo a la independencia.
El presidente de ERC, Oriol Junqueras, que hoy ha formalizado su renuncia como alcalde de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) para centrar sus esfuerzos en "la etapa histórica que está viviendo" una Cataluña que "camina firme hacia la independencia", ha asegurado que el proceso soberanista "acelerará" en los próximos días.
Por su parte, el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha calificado de "gran mentira" las medidas sociales que propone JxS a la CUP, porque costarían unos 270 millones de euros a una Generalitat "en quiebra" e "intervenida" por el Estado.
Desde el PSC, Eva Granados ha avisado de que el plan de choque social propuesto por JxS es "papel mojado" y no se aplicará, dado que es una "coartada" para dar una pátina social a Mas.
Según el presidente del grupo parlamentario del PPC, Xavier García Albiol, la propuesta es "pura fantasía, una carta de niño a Papá Noel" que busca "enredar" a la CUP, mientras que el portavoz del grupo de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, considera que los resultados del 20D hacen "inviable" la investidura de Mas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook