Margallo: Sólo podría cambiar la Constitución con un "consenso amplísimo"

06.12.2015 | 12:41
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha advertido de que la Constitución sólo debería modificarse por "consenso amplísimo de todos los partidos políticos" y con la premisa del "interés general" sobre los personales o partidistas.
En un acto organizado por la Diputación de Alicante con motivo del día de la Constitución, García-Margallo ha abogado, en caso de cambiar la Carta Magna, de hacerlo igual que en 1978.
"No sé si en la próxima legislatura habrá que modificar o no la Constitución, pero sí sé que hay que hacerlo por los procedimientos establecidos en la misma Constitución porque lo que caracteriza el Estado de Derecho es que, a todos, la ley obliga, desde el Rey al último español", ha indicado.
El ministro ha advertido "sobre todas las cosas" que "hay que tener presente que por encima de cualquier interés personal, de clase o de partido tiene que regir el interés general".
"Por consenso amplísimo de todos los partidos políticos porque la Constitución no puede ser el triunfo de unos sobre otros, o de otros sobre unos", ha subrayado antes de continuar que esto "es lo que consagra la norma fundamental a la que todos tenemos que ampararnos".
Ha repetido que para cambiar la Constitución hay que respetar "los procedimientos establecidos en la propia Constitución, que es lo que quiso hacer Ibarretxe y exactamente lo contrario de lo hecho por Mas", y hacerlo por un "consenso muy amplio" porque las que se han sustentado en los vencedores sobre los vencidos, "no han durado".
Y también ha alertado de que "no se puede abrir caja de pandora" sin pactar previamente "qué es exactamente lo que queremos reformar".
"Hay muchos borradores de Constitución. Todos de una manera o de otra hemos pensado cómo hay que hacer la reforma de la Constitución pero el presidente y el Gobierno insisten en un procedimiento, consenso y oportunidad política" ya que "esas son las tres condiciones".
Todo ello, además, "respetando las líneas rojas de la unidad de España, la soberanía del pueblo español, las libertades y derechos, la igualdad de todos ante la Ley y una Democracia representativa", ha apuntado.
García-Margallo ha puesto de manifiesto que la soberanía pertenece "a todo el pueblo español, no a una parte del pueblo español", y ha incidido en que el artículo 2 que la Constitución se fundamenta "en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible".
En su discurso antes del izado de las banderas europea, española y de la Comunitat Valenciana junto al presidente de la Diputación alicantina, César Sánchez, ha comentado que en estos días en los que "algunos discuten la idea de la nación española es bueno reconocer que somos la nación más antigua de Occidente".
Entre los datos históricos que ha aportado se encuentra que la nación nació en 1474 con la fusión de dos políticas exteriores, la de Castilla, "que miraba al centro de Europa y África", y la Corona de Aragón, más inclinada al Mediterráneo.
"De ese maridaje" resultó la "monarquía hispánica, que fue universal pero siempre con centro en España" y que tuvo en 1978 uno de sus hitos al resucitar "la idea de una España compartida por todos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook