Baños (CUP) no descarta aún a Mas pero sí un "tamayazo" para investirlo

01.12.2015 | 04:22
El presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños.
El presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños.

El presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños, ha asegurado hoy que "todo está abierto" en la negociación con Junts pel Sí (JxS), incluso la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, pero ha descartado que pueda llegar a serlo merced a un "tamayazo" en las filas de la CUP.
En declaraciones a Rac1, Baños ha relativizado la votación de ayer en Manresa (Barcelona) en el "debate nacional" organizado por la CUP, en el que se reafirmó el veto a Mas como presidente catalán: "No ha cambiado nada", ha dicho, porque lo de ayer simplemente sirvió para "sondear" la opinión de las bases.
Por lo tanto, "todas las opciones están abiertas", incluso la de acabar apoyando la investidura de Mas, si así lo determina la asamblea que celebrará la CUP para tomar la decisión final.
No obstante, ha reiterado el rechazo de la CUP al nombre de Mas: "No lo queremos de presidente, en principio no debería ser presidente".
Según Baños, la CUP "no está crucificando ni linchando" a Mas, simplemente no aprueba su nombre porque "representa los recortes" y encabeza "un partido salpicado por casos de corrupción".
La negociación con JxS, pese a todo, continúa y "si se llega a acuerdos sobre el qué, el cómo y el cuándo" del proceso soberanista podría llegarse también a un acuerdo en torno al "quién": "Sólo faltaría que la CUP redujese su acción política a un nombre", ha destacado.
Para Baños, un no acuerdo que condujese a unas elecciones anticipadas en marzo supondría "un fracaso personal": "Marzo está muy lejos, no es ni de lejos un escenario óptimo", ha subrayado.
Baños ha negado que tres de los diez diputados de la CUP estén dispuestos a votar a Mas y ha recalcado que todos respetarán el mandato de la asamblea: "Aquí no hay tamayazos", ha afirmado, en referencia al socialista Eduardo Tamayo, que en 2003 se abstuvo por sorpresa e impidió así la investidura de Rafael Simancas, el candidato de su partido, como presidente de la Comunidad de Madrid.
"Lo que queramos personalmente cada uno de los diez es irrelevante, cumpliremos el mandato de la gente", ha señalado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook