37 detenidos en la macrorredada en once prostíbulos del Alt Empordà

29.10.2015 | 11:07
Imagen de un prostíbulo de Burdeos
Imagen de un prostíbulo de Burdeos

La macrorredada contra la trata de mujeres llevada a cabo la madrugada del pasado 24 de octubre por unos 200 agentes en once prostíbulos del Alt Empordà se ha saldado finalmente con 37 detenidos y 363 víctimas potenciales, según informa hoy la Policía Nacional.

La operación, que se inició de madrugada y se prolongó durante horas, la llevaron a cabo unos 200 agentes de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF) de la Policía Nacional, ha acabado con 37 personas detenidas como presuntas autoras de delitos de trata de seres humanos, prostitución y contra los derechos de los trabajadores.

En el marco de la operación "Dignidad" se inspeccionaron once clubes de alterne de Roses, Figueres y La Jonquera (Girona), y se identificó a 363 víctimas potenciales de trata. Además, dos mujeres fueron liberadas de sus proxenetas y acogidas por una ONG especializada.

Más de diez meses de investigaciones, dirigidas por el Fiscal Jefe de Girona, culminaron con un operativo en el que participaron más de 200 policías, que contaron con la colaboración de doce inspectores de trabajo y de personal especializado de ONG de apoyo a las víctimas de trata.

Los especialistas policiales en la lucha contra la explotación sexual de mujeres centraron sus investigaciones en las organizaciones y grupos dedicados a la explotación sexual de mujeres de distintas nacionalidades, principalmente rumanas, que operaban en diferentes clubes de alterne tras observar indicios que apuntaban a las condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas a las que eran sometidas las víctimas, aprovechando su situación de vulnerabilidad personal o económica.

Esta actuación policial se extendió además a todas aquellas personas que protegen y amparan a estas organizaciones beneficiándose económicamente de sus víctimas, a las que acogen en sus locales de alterne sin concederle ningún derecho laboral o social, incurriendo sistemáticamente en un delito contra los derechos de los trabajadores.

Una vez marcados los objetivos se procedió a la inspección de los locales y, con el apoyo de los inspectores de trabajo, se entrevistó de forma individualizada a las mujeres que se encontraban en los clubes para identificar a las víctimas de trata y explotación sexual, así como la existencia de otras conductas delictivas.

Tras sus declaraciones, se pudo identificar a los dueños o encargados de los locales de alterne que presuntamente se estarían beneficiando económicamente de las mujeres, así como a las que las mantendrían en los locales sin garantizar sus derechos laborales o sociales.

Como consecuencia de estas actuaciones, se detuvo a un total de 26 personas y se identificó a 363 víctimas potenciales de trata.

Asimismo, desde el comienzo de las investigaciones y hasta la fase final del operativo desplegado el pasado fin de semana, la Policía Nacional ha realizado otras once detenciones en el marco de la operación "Dignidad" y ha liberado a dos jóvenes de nacionalidad rumana, que fueron acogidas por una ONG especializada.

De forma paralela al dispositivo de control sobre los once clubes de alterne se ha desarrollado otra actuación dirigida a identificar a potenciales víctimas de trata en situación de riesgo de explotación, en este caso entre las mujeres que se encontraban ejerciendo la prostitución en las vías públicas, carreteras, glorietas y rotondas de la N-II de las mismas localidades donde se encontraban los clubes inspeccionados.

Los agentes han detectado así a otras 33 víctimas potenciales de trata, a las que se ha informado de los beneficios a que pueden acogerse de acuerdo a lo recogido en la ley de protección a las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual y en la Ley de Extranjería. EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook