Rajoy presume de gestión y avisa de que no existe un proyecto alternativo al PP

17.10.2015 | 17:27
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en el acto "CumPPlimos: De la crisis a la recuperación", en el que ha hecho hoy balance de su gestión.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en el acto "CumPPlimos: De la crisis a la recuperación", en el que ha hecho hoy balance de su gestión.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dedicado hoy su discurso de balance en Toledo a presumir de la gestión de su Ejecutivo, apelar al orgullo del partido por todo lo hecho y a advertir de que "no se alza ningún otro proyecto alternativo" al del PP porque, ha subrayado, "no lo hay".
Ante todo su Gobierno, la cúpula del PP y casi todos los presidentes regionales, Rajoy ha asegurado haber cumplido con la más importante de las promesas con las que se presentó en 2011, la de poner fin a la crisis y encaminar el país a la recuperación, y por eso puede ahora pedir de nuevo el apoyo de los electores.
"No va en mi carácter, pero estoy orgulloso como gobernante y como español", ha dicho Rajoy en este acto en el que los barones del PP han relatado la gestión del Gobierno central mientras la secretaria general, María Dolores de Cospedal, se ha encargado de hacer el llamamiento a la unidad del partido tras unas semana convulsa para los populares con crisis como la del PP vasco.
El presidente ha advertido una y otra vez de que los socialistas con Pedro Sánchez a la cabeza "son los mismos" que dejaron al país al borde de la quiebra, y también ha dicho que el "único balance" que puede hacer el PSOE en estos cuatro años es el de decir: "me he opuesto a todas las decisiones del Gobierno". Es decir, el de "poner palos en las ruedas y dificultar la tarea del Gobierno".
Tras advertir de que el suyo es el partido de la "mayoría moderada y razonable", frente a los "radicales y extremistas", Rajoy ha reivindicado también la fuerza del PP ante los próximos comicios, porque es, ha dicho, el mayor partido de España y por eso tiene vocación de gobierno y no de "bisagrista".
Además ha contrapuesto el PP a los partidos que acuden a la cita electoral "sin programas" y "sin ideas" y ha aseverado que los populares no se presentan con disquisiciones de "a quien apoyar y a quién no apoyar" ni tampoco con "fichajes de última hora" para que los "regenere", en clara alusión al caso de Irene Lozano, exdiputada de UPyD fichada por el PSOE.
En un discurso en el que de nuevo ha atacado al PSOE mientras a Ciudadanos solo se ha referido de forma implícita, Rajoy ha hablado en todo momento de "hechos" frente a lo que ofrecen los demás, que no son más que "palabras".
Palabras que o bien son "las mismas de antes" y "tan vacías como las manos de quien las pregonan" o son "huecas" como las promesas de quienes "nada han hecho ni consta que sepan hacer".
Ha insistido por eso en que ahora que España ha dado "un paso de gigante" que puede ir a más, el país está para mantener e incluso "acelerar" esa recuperación, y no para "hacer experimentos".
"Vamos a ganar las elecciones en diciembre, manos a la obra, España nos está esperando", les ha dicho Rajoy a los populares al concluir sus palabras de Toledo.
Un discurso que ha comenzado apelando a la unidad de España, admitiendo que quedan "batallas importantes" por delante y recordando a los soberanistas catalanes que todos los españoles son iguales ante la ley.
Y un discurso en el que no se ha olvidado de agradecer a los presentes su trabajo, especialmente a la cúpula del partido y a su Gobierno, después de una semana convulsa para los populares con la crisis del partido en el País Vasco y las polémicas declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
Rajoy ha conseguido emocionar a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, cuando ha agradecido su labor y ha recordado que a la número dos del partido "le ha tocado lo más difícil y en el momento más difícil".
Y también ha agradecido la labor de todos sus ministros por el trabajo realizado. "Podéis estar orgullosos", les ha dicho Rajoy, quien ha insistido en que puede presumir de su gestión.
Además, después de esta semana convulsa para el partido, Rajoy ha llamado a todos a centrarse en lo que importa. "Ahora es el momento de avanzar con fuerza y decisión, es el momento de ir a lo importante, de dejar atrás lo accesorio, de concentrarse en lo que nos importa a todos, los grandes objetivos, estar a la mayor, estar por arriba", ha afirmado.
"Puedo decir que hemos cumplido y podemos afirmarlo con orgullo", le ha dicho Rajoy a los populares en este mitin en que ha sido Cospedal la encargada de hacer un llamamiento a la unidad del partido ante la cita con las urnas.
El PP "sale a ganar las elecciones", ha dicho Cospedal, quien ha señalado que el partido es el único que puede garantizar a España su futuro, momento que ha aprovechado para subrayar a los populares que tienen que llegar "unidos" a dicho futuro. "Porque unidos somos más fuertes", ha añadido.
Y ha pedido también a todos que cuenten "con la cabeza bien alta" la gestión del PP.
Un mensaje que han lanzado muchos otros 'barones' regionales del partido. "Hay que sentirse orgullosos del proyecto del PP, no hay que tener miedo a salir a defender el proyecto, hay que presumir, hay que sacar pecho", ha subrayado el riojano Pedro Sanz.
Los presidentes regionales han relatado las reformas del Gobierno, han contrapuesto la gestión del PP con la de las coaliciones de izquierda y han agradecido, uno a uno, la labor de Rajoy.
Un relato que ha concluido con las palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, subrayando que Mariano Rajoy es "el mejor candidato" porque ha sido "el mejor presidente en la España más difícil".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook