Alonso ve "irresponsable" abrir debate "oportunista" sobre la ley de muerte digna

10.10.2015 | 17:51
El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, impartió en Santa Cruz de Tenerife una conferencia titulada Sanidad presente y futura: el papel de los profesionales.
El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, impartió en Santa Cruz de Tenerife una conferencia titulada Sanidad presente y futura: el papel de los profesionales.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha calificado hoy de "irresponsable" abrir un debate "oportunista" sobre una futura ley de muerte digna, algo que requiere "serenidad, comprensión y una reflexión pausada", y recordó que la legislación prohíbe el encarnizamiento terapéutico.
Alfonso Alonso hizo estas declaraciones tras ser preguntado por este asunto por los periodistas antes de impartir una conferencia "Sanidad presente y futura: el papel de los profesionales", en la sede del Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife.
Alonso subrayó que no le gusta abrir debates oportunistas "y mucho menos" cuando hay "un interés electoral" en torno "a una situación dramática como la que hemos vivido", dijo en alusión al fallecimiento de la niña gallega Andrea, que padecía una enfermedad degenerativa incurable.
El titular de Sanidad pidió ser "muy cuidadosos, muy comprensivos con la situación de los padres y muy respetuoso también con los profesionales médicos" que han atendido a la menor.
Destacó el ministro que en España hay una ley de autonomía del paciente en la que se establece que a nadie se le puede obligar a seguir un tratamiento "y uno tiene derecho a rechazarlo".
También indica la ley que "todo el mundo tiene derecho a cuidados paliativos que hagan el tránsito lo más digno y sin dolor que se pueda hacer y en las mejores condiciones, y eso lo hacen los médicos todos los días en los hospitales".
"Tenemos una ley que prohíbe la obstinación, el encarnizamiento terapéutico y además tenemos unos médicos que están dotados de unos códigos deontológicos en los que todas estas cuestiones quedan perfectamente claras", explicó Alonso, quien incidió en que "esta es una cuestión que se resuelve todos los días en los hospitales y que muchos hemos vivido en nuestros familiares".
Por ello reiteró que le parece irresponsable abrir debates de forma oportunista sobre un asunto que requiere "más serenidad, una reflexión más pausada y comprensión", lo que resumió en "un sentido humano de la política".
Sobre su conferencia, que también impartió ayer en Las Palmas de Gran Canaria, recordó Alonso que se trata de mantener un encuentro con los profesionales sanitarios, pues ellos son "los responsables" de que España cuente con uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, algo que reconoce la Organización Mundial de la Salud.
El reto, continuó el ministro, es que esa la alta esperanza de vida de los ciudadanos españoles se transforme también "en calidad de vida", en prevenir enfermedades crónicas, que el paciente sea siempre protagonista "y que nos apoyemos sobre la excelencia de los profesionales que tiene la sanidad española".
Expresó su deseo de conocer las inquietudes del sector pero también de "lanzar un mensaje de optimismo sobre los retos de futuro", pues el Gobierno ha hecho "muchos esfuerzos" por la sostenibilidad del sistema.
"Es evidente que la población está envejeciendo y hay un aumento de la cronicidad dentro del sistema, pero si el trabajo garantiza la sostenibilidad podemos incorporar nuevas técnicas, tratamientos innovadores y nuevos fármacos que cada vez van siendo más eficaces para combatir las enfermedades con mayor prevalencia", explicó.
Detalló que su Ministerio ha logrado en los últimos cuatro años superar los 5.000 millones de euros de ahorro acumulado en gasto farmacéutico "y a pesar de eso hemos podido incorporar fármacos de última generación", como los que permiten combatir la hepatitis C.
"Estamos permanentemente en ese esfuerzo de gestión" pero, puntualizó el ministro, también el modelo sanitario "tiene que cambiar" hacia una mayor integración con la Atención Primaria y por lo tanto, con la labor de prevención de las enfermedades.
Asimismo el modelo sanitario debe evolucionar a una mayor integración con los servicios sociales porque los pacientes cada vez con mayor frecuencia necesitan una atención social, pues aumenta el número de enfermos mayores que tienen varias patologías y que a su vez precisan de los servicios sociales y de dependencia.
"Estos son los retos de futuro y a partir de ahí la financiación depende de la financiación autonómica, que será un gran debate en la próxima legislatura", explicó Alonso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook