Madre de Denise: Espero que me perdone por no protegerla como cuando era niña

17.09.2015 | 04:22
El canónigo de la Catedral de Santiago, Daniel Lorenzo, recordó en una emotiva homilía a la peregrina Denise, la mujer norteamericana que sufrió una muerte violenta durante su andadura en el Camino de Santiago, durante el funeral que se celebró ayer. Una foto de Denise preside el altar mayor de la catedral.
El canónigo de la Catedral de Santiago, Daniel Lorenzo, recordó en una emotiva homilía a la peregrina Denise, la mujer norteamericana que sufrió una muerte violenta durante su andadura en el Camino de Santiago, durante el funeral que se celebró ayer. Una foto de Denise preside el altar mayor de la catedral.

La madre de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem ha pedido, en un texto leído en la misa celebrada en la catedral de Santiago en su honor, que ojalá su hija la perdone por no "haberla protegido" como cuando era niña.
Una amiga de la familia de la peregrina asesinada ha sido la encargada de leer el texto, en el que ha agradecido la celebración de este acto litúrgico y ha dicho, en inglés, que la madre no tiene consuelo y que está "en shock al ver que puede haber una persona tan mala" como para llevarse una vida por delante.
Una madre, ha proseguido, llena de pena desde que Denise desapareciese el pasado 5 de abril en Astorga hasta conocer su trágico desenlace, ante el que solo puede desear que "Dios la acoja en sus brazos como el ángel que es".
El cuerpo inerte de Denise fue encontrado el viernes 11 de septiembre después de la detención de Miguel Ángel M.B., quien tras una primera declaración en la que dijo ser inocente, prestó un nuevo testimonio en el que admitió su culpabilidad.
La portavoz ha explicado que la madre no pudo asistir a esta ceremonia que se celebró en Galicia, tierra que es meta de todo peregrino, y a la que debería haber llegado su hija, por el dolor que siente.
En su lugar, ha recogido esta amiga de la familia la credencial de peregrino de Denise, así como la medalla del último Año Santo y una vela pensada para que cuando la enciendan, "sientan que Denise vive".
El diploma entregado reza "en memoria de Denise, peregrina de Arizona (EEUU), cuyo deseo fue viajar a la sepultura del Apóstol y que no pudo cumplirlo", razón por la cual se encomienda que pueda disfrutar de la "vida eterna junto a los santos" y que las personas que la amaron y que la aman "encuentren consuelo y paz".
Los sollozos han sido una constante entre muchos de los asistentes, sobre todo en el caso de los amigos de Denise y de los peregrinos que hoy han querido dar voz, igualmente, a su consternación ante estos hechos.
El sermón, pronunciado ante una fotografía que recordaba a Denise, ha girado en torno a que el Camino de Santiago, es una histórica y "segura" ruta de peregrinación, por lo que era inimaginable esta misa, la cual, debido al motivo que ha llevado a oficiarla, es tan triste, "que esto no nos lo podíamos ni imaginar".
"Denise tenía una meta, que era hacer el Camino de Santiago y llegar hasta la Catedral", algo que no pudo cumplir, y "la pena está, existe", se ha destacado en esta parte de la liturgia, y Denise llegará ahora ya no "a un pórtico de piedra", el de la Gloria, "sino de santidad".
"No pudo alcanzar la meta, no por su voluntad, sino por la de otro ser humano", ha destacado el oficiante, lamentando que "la maldad" se haya hecho presente, "lo que nos produce aún una herida mayor", porque si ya es terrible perder a alguien joven por un accidente, cuando más si el final es producido por algo peor, una muerte violenta como apuntan los indicios, que jamás debería haber acontecido.
Al igual que tampoco los atentados, el terrorismo, y las "pérdidas trágicas que se ven todos los días en las noticias. Nuestra hermana Denise era una mujer llena de vida", ha enfatizado este religioso.
La peregrina, de origen asiático, desapareció en Astorga el 5 de abril cuando hacía en solitario el Camino de Santiago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook