La familia de la peregrina fallecida agradece los esfuerzos para esclarecer el caso

13.09.2015 | 15:47
Policía científica investiga la zona en la que fue hallado el cadáver de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, desaparecida el pasado mes de abril, en una finca en Castrillo de los Povazares, localidad muy próxima a Astorga
Policía científica investiga la zona en la que fue hallado el cadáver de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, desaparecida el pasado mes de abril, en una finca en Castrillo de los Povazares, localidad muy próxima a Astorga

La familia de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem ha remitido una carta de agradecimiento a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado por los "esfuerzos" y "profesionalidad" que han permitido esclarecer su desaparición con el hallazgo de su cadáver y la detención del sospechoso de su muerte.
Da la gracias al "pueblo español" por "las numerosas expresiones de solidaridad y apoyo" que han recibido durante el periodo de tiempo que ha durado la búsqueda, según el texto de la misiva.
La familia espera que los restos hallados en una finca próxima a Astorga (León) sean rápidamente identificados para que el cadáver, que presentaba un avanzado de descomposición, pueda ser repatriado a Estados Unidos sin demora, para que sus allegados y amigos puedan rendirle honores y posteriormente enterrarla.
El Ministerio de Interior da prácticamente por resuelta la desaparición de Denise Pikka Thiem, de 41 años y origen asiático, con el hallazgo de su cadáver la noche del viernes y la detención en Asturias, horas antes, del principal sospechoso de su muerte, Miguel Ángel M.B., de 39 años.
No obstante, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, insistió ayer que la investigación "sigue abierta" y que hay que esperar a la identificación definitiva del cadáver, que se halla en avanzado estado de descomposición, aunque "todo apunta a que se trata de la mujer estadounidense desaparecida".
El lugar en el que fue hallado el cuerpo, en un finca propiedad del detenido, continúa fuertemente custodiado ya que los investigadores siguen buscando pruebas.
Además, fuentes de la investigación han informado a Efe de que el ADN de la peregrina aparece en algunas herramientas que son propiedad del detenido, entre ellas una sierra.
Ni un solo indicio se tenía hasta el pasado viernes del paradero de Denise Pikka Thiem desde que el pasado 5 de abril se perdió su pista cuando realizaba sola el Camino de Santiago a su paso por la provincia de León.
En principio, los investigadores consideraron un accidente como la hipótesis más probable de la desaparición de la peregrina, aunque esta vía perdió fuerza con el paso del tiempo, dado además que la zona en la que se perdió su pista es muy llana y no presentaba excesivas dificultades para su tránsito.
Fue entonces cuando apareció en escena el vecino de la zona que fue detenido el viernes y que es el principal sospechoso de su muerte, ya que cambió en un banco de la comarca una cantidad ligeramente superior a los mil dólares, cuando era público que carecía de recursos y que habitualmente recurría a los servicios municipales para subsistir.
Además, cuenta con antecedentes penales y la Policía tenía conocimiento de había "molestado" a otras mujeres que recorrían el Camino de Santiago por la zona de Castrillo de los Polvazares, donde residía sin apenas relacionarse con sus vecinos.
Desde entonces estaba bajo vigilancia con el paso del tiempo la hipótesis de que pudiese ser el responsable de la desaparición de la mujer cobró fuerza hasta que finalmente fue detenido el viernes tras ordenar su arresto la titular del juzgado de instrucción número 2 de León, que consideró para ello el peso de las pruebas que le hacían sospechoso de ser el responsable de la desaparición de la mujer.
La detención se produjo en un bar de la localidad asturiana de Grandas de Salime, en el suroccidente del Principado, a donde había huido alertado tras la reactivación de la búsqueda de la peregrina desde el pasado jueves con un operativo formado por más de trescientas personas de distintos cuerpos de seguridad y del ejército.
El sospechoso no ofreció resistencia, confesó que había matado a la mujer y afirmó que diría donde había escondido el cadáver, según han informado a Efe fuentes de la investigación.
Tras ser trasladado a Asturias en un helicóptero, sobre las 23.00 horas fue hallado el cadáver en una finca de su propiedad situada entre las localidades leonesas de Santa Catalina de Somoza y San Martín de Agostedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook