Detenidos 29 falsos revisores de gas y de luz que robaban a ancianos

08.08.2015 | 04:20
Detenidos 29 falsos revisores de gas y de luz que robaban a ancianos
Detenidos 29 falsos revisores de gas y de luz que robaban a ancianos

Los Mossos d'Escuadra han detenido a 29 personas, y han imputado a otras 14 que están en paradero desconocido, por pertenecer a grupos criminales que se hacían pasar por falsos revisores o comerciales de las compañías de la luz y del gas para entrar en pisos de personas de edad avanzada y robar joyas y dinero.

Las investigaciones, que han permitido resolver 160 de estos casos, se iniciaron en febrero de 2014 al detectarse un incremento de denuncias de víctimas que explicaban que personas vestidas de operarios de luz o del gas entraban en su casa, y que mientras uno los entretenía con la excusa de comprobar contadores, enchufes y otros aparatos, el otro robaba lo que encontraba de valor en las habitaciones.

Ruedas de reconocimiento
Fuentes de los Mossos han destacado que una de las innovaciones de esta investigación ha sido la realización de 74 ruedas de reconocimiento judiciales con las víctimas, horas después de la detención de los autores.

Desde los Mosso se ha remarcado que con esta fórmula se impide que los delincuentes cambien su fisonomía y confundan a las víctimas, y que el paso del tiempo entre la comisión del delito y reconocimiento del supuesto autor sea el menor posible y no afecte al recuerdo que tiene la víctima de los hechos.

Las ruedas de reconocimiento se consideran una prueba anterior a la realización del juicio oral y, cuando es positiva, los reconocimientos constituyen un elemento de prueba "muy importante" para el futuro juicio.

La investigación, que se llevo a cabo por toda Cataluña, se centró en grupos criminales y con experiencia previa, ya que la mayoría de ellos habían trabajado anteriormente como operarios de gas o luz en empresas legales, y tenían antecedentes policiales por hechos similares.

A los detenidos se les imputa por hurtos que pueden implicar una pena de uno a tres años de prisión por cada uno de los hechos probados, cuando la víctima quede en grave situación económica o se cometa el delito abusando de sus circunstancias personales o de desamparo.

También se les acusa de robos violentos, ya que las víctimas sufrían intimidaciones o lesiones por parte de los delincuentes, y de estafa, porque en algunos casos les obligaban a pagar facturas ficticias como pago de las revisiones fraudulentas.

El 17 de julio dos falsos operarios de luz, autores de once delitos en toda Cataluña, fueron detenidos in fraganti con ropa de operario y joyas de la última víctima, una mujer de Barcelona.

De todos los detenidos, 16 han ingresado en prisión, y la policía ha asegurado que la investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook