Suspendido el rescate del minero muerto en Asturias por nuevos hundimientos

17.07.2015 | 04:20
Suspendido el rescate del minero muerto en Asturias por nuevos hundimientos
Suspendido el rescate del minero muerto en Asturias por nuevos hundimientos

El riesgo de colapso y de que se derrumbe buena parte de la bóveda del túnel de la mina de Cerredo bajo el que quedó sepultado ayer Roberto Calviño, de 40 años, ha obligado a suspender las labores de rescate del cadáver, que permanece atrapado en el interior del camión que conducía.
Para evitar riesgos a la veintena de trabajadores que participan el operativo de rescate, en las próximas horas se procederá a sellar las paredes y la bóveda del túnel con hormigón gutinado, una mezcla de cemento y una especie de pegamento que se inyecta a presión desde una máquina que será trasladada a la mina en cuestión de horas.
El accidente que costó la vida a este trabajador de 40 años y vecino de Villablino tuvo lugar ayer hacia las 13:30 horas, cuando se encontraba cargando escombros en el túnel principal de esta explotación minera del suroccidente asturiano, en el límite con León.
Conductor y camión se encontraban a unos dos kilómetros de la boca del túnel cuando se desprendieron varias toneladas de rocas y carbón que sepultaron este vehículo, mientras que al operario que manejaba la pala que estaba llevando los escombros le dio tiempo a recular y salir ileso de la zona.
La zona en la que se produjo el derrabe, según fuentes sindicales, es una de las más seguras de la mina, una moderna explotación que hace seis años invirtió unos 45 millones de euros para acceder al carbón que hay bajo las montañas asturianas con un túnel de varios kilómetros de longitud y siete metros de altura.
El tramo había sido reforzado recientemente ya que es el punto en el que suelen dar vuelta los camiones cargados con escombro o carbón, los vehículos que llevan material y madera o los autobuses que trasladan a los trabajadores hasta el interior de la mina.
De hecho, el túnel principal, similar a muchos otros que salpican la red de autopistas y autovías del país, se encuentra recubierto en buena parte de planchas metálicas para reforzar su bóveda y evitar desprendimientos.
A pesar de eso, según las mismas fuentes, se desprendieron toneladas de rocas y carbón que sorprendieron a este trabajador, que ayer hizo un año había entrado a trabajar en esta explotación de la Compañía Minera Astur Leonesa, propiedad del empresario Rodolfo Cachero.
Los sindicatos calculan que transcurridas las primeras 24 horas desde que se produjo el accidente se han sacado al exterior unas 3.000 toneladas de escombro y que aún puede quedar una cantidad similar en torno al camión que conducía Calviño.
Los trabajos para intentar llegar hasta el minero accidentado se iniciaron inmediatamente después del accidente, tanto con personal propio de la compañía minera, como de la Brigada Central de Salvamento Minero.
A pesar de los esfuerzos iniciales que preveían llegar hasta el camión en cuestión de horas, los continuos desprendimientos y la inestabilidad del túnel obligaron al operativo de rescate a extremar las medidas de seguridad, lo que ralentizó el avance.
Pasadas las 6:00 horas de hoy, miembros del equipo de rescate pudieron ver la cabina del camión, que se encontraba completamente destrozada y cubierta por restos del derrabe, aunque aún tuvieron que pasar varias horas hasta que los equipos lograron cortar parte de la cabina del camión y pudieron llegar hasta los restos del minero fallecido.
La noticia saltó rápidamente al exterior de la explotación, donde desde ayer se han congregado compañeros, amigos y familiares de este trabajador por el que, en señal de duelo, el ayuntamiento leonés de Villablino ha decretado dos días de silencio.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el jefe de la oposición, Pedro Sánchez, también se han sumado a las muestras de dolor por la muerte de este trabajador, que durante 18 años había trabajado en una mina de exterior y que en 2003 había perdido a un hermano en un accidente registrado en una mina de interior de la vecina comarca leonesa de Villablino.
La actividad en esta compañía se resentirá como consecuencia de este accidente ya que, según los sindicatos, aún hay que investigar las causas por las que se ha producido el hundimiento y asegurar la zona, cuestiones que pueden suponer días o semanas y abocar, incluso, a la regulación de empleo de la plantilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook