Registro en una fundación de la UGT

10.07.2015 | 04:20
Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil llevan cajas durante el registro, ayer.
Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil llevan cajas durante el registro, ayer.

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil registraron ayer las sedes en Madrid y Sevilla del Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), una fundación de UGT, en busca de documentación relacionada con el caso de las facturas falsas del sindicato.

Según confirmaron fuentes de la investigación, los agentes, que no prevén ninguna detención, registraron las oficinas del IFES, fundación que, según su página web, ha impartido desde su creación más de 110 mil cursos a 1,6 millones de alumnos.

El caso lo instruye el titular del juzgado número 9 de Sevilla, Juan Jesús García Vélez, y en el mismo están imputados los ex secretarios generales de UGT-Andalucía Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla, a los que la Fiscalía Anticorrupción acusó de "financiación ilegal del sindicato" a través de los fondos de formación.

El pasado 6 de febrero se conoció que la UCO de la Guardia Civil entregó un atestado al juez en el que se concluyó que se había evidenciado que distintos proveedores efectuaron pagos a UGT-A en concepto de "rápel/comisión/descuento" por valor de 1,98 millones.

En el atestado se detallaba que "en la práctica totalidad de los casos" el rápel era algo que se imponía "por contrato" por parte del sindicato a sus proveedores, con particularidades en función de parámetros como el volumen de facturación, y por ello existen diferencias en las cantidades.

Esta conclusión sobre el caso de las facturas falsas del sindicato "no viene más que a corroborar lo manifestado por los diferentes trabajadores del departamento de administración de UGT-A tomados en manifestación", añade el informe de la Guardia Civil.

Entre los proveedores destaca a Siosa y Karonte Nuevos Desarrollos S.L, en los que se ha observado "un importante volumen de facturación" y que informaron de que "sí habían pactado" con el sindicato unas condiciones concretas de rápel, aunque lo habían hecho "de forma verbal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook