La legislatura acaba sin la ley electoral por falta de acuerdo

08.07.2015 | 04:20
Ciudadanos votando en unos comicios.
Ciudadanos votando en unos comicios.

La actual legislatura del Parlament finalizará previsiblemente este mismo mes sin que pueda ser aprobada la Ley Electoral de Catalunya, una vez que la ponencia que la elaboraba tras superar el debate a la totalidad finalizase ayer sus trabajos sin conseguir el acuerdo suficiente entre los grupos.

La ponencia dio por finalizados sus trabajos tras mantener una reunión que duró menos de una hora, después de constatar que el texto que había superado el debate a la totalidad no cuenta, una vez más, con el apoyo de las dos terceras partes de la cámara, que es la mayoría que se requiere para aprobar la Ley Electoral.

Ningún grupo modificó sus posturas respectivas, y ni el PSC logró incorporar el denominado "recuento único" en el sistema electoral ni tampoco CDC, ERC, ICV-EUiA y CUP pudieron segregar de la ley el título correspondiente a la administración electoral.

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para tener una ley electoral, que había superado también el debate a la totalidad y en consecuencia había sido incorporada a los trabajos de la ponencia, no puede decaer formalmente al finalizar la legislatura, porque la ley que regula este tipo de iniciativas lo impide.

Todos los grupos, sin embargo, coincidieron en considerar este hecho como "irrelevante" porque, aunque la ILP no decaiga y tenga que ser de nuevo debatida en la siguiente legislatura, no hay ahora mismo el suficiente consenso para que prospere.

La ponencia encargó a los letrados de la cámara catalana la elaboración de "un documento de síntesis" para que en la próxima legislatura los diputados puedan aprovechar los trabajos ya realizados hasta ahora.

Desde ICV-EUiA, su portavoz en la ponencia, Jaume Bosch, lamentó en declaraciones a los periodistas la falta de voluntad de algunos grupos para tirar adelante la ley electoral y acusó a PSC, PPC y Ciutadans de tener "una actitud obstruccionista".

Según Bosch, la falta de acuerdo sobre el sistema electoral no impedía la posibilidad de haber aprobado en una ley aparte la nueva Administración Electoral catalana, algo en lo que sí que había consenso hasta ahora.

Esto habría permitido aplicar "medidas de una gran calidad democrática, muy novedosas, porque no existen en ninguna otra ley electoral elaborada en el Estado", apuntó este mismo diputado.

medidas

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook