Crespo niega haber visto "sobres o billetes" a cambio de gestiones

01.07.2015 | 04:00
Xavier Crespo, exalcalde de Lloret de Mar.
Xavier Crespo, exalcalde de Lloret de Mar.

El exdiputado de CDC y exalcalde de Lloret de Mar (Girona), Xavier Crespo, admitió ayer que mantuvo contactos con el presunto mafioso ruso Andrei Petrov por el interés que sus proyectos urbanísticos tenían para el municipio y negó haber visto jamás "sobres o billetes" a cambio de sus gestiones.

El exdiputado convergente, que dejó su escaño a raíz del "caso Clotilde", declaró ayer en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en el que afronta una pena de dos años y medio de cárcel acusado de aceptar dádivas de un presunto integrante de la mafia rusa a cambio de favorecer sus proyectos urbanísticos en el municipio.

El exalcalde reconoció que en varias ocasiones se reunió con Andrei Petrov, en una relación que considera "normal" porque el presunto mafioso iba a impulsar un proyecto urbanístico de gran interés para Lloret, y que este le pagó un viaje a Rusia con su esposa, pero precisó: "Estuve en Moscú 17 horas, eso no eran vacaciones".

La Fiscalía pide penas de hasta dos años y tres meses para Petrov, el exconcejal de Urbanismo de Lloret de Mar Josep Valls, la arquitecta Pilar Gimeno y el expresidente del club de hockey de Lloret de Mar Joan Perarnau, acusados de concertarse para dar facilidades al presunto mafioso en la construcción de un complejo comercial en la antigua plaza de toros del municipio, entre ellas una bonificación del 50% de sus obligaciones fiscales.

A cambio, sostiene la Fiscalía, Crespo recibió de manos de Petrov un reloj de lujo por su cumpleaños -obsequio que el exdiputado negó ayer tajantemente-, y logró que la empresa DDC S.L. que regentaba el presunto mafioso patrocinara el club de hockey de Lloret, en que jugaban sus hijos, así como el equipo de fútbol de la localidad.

Crespo defendió ante el tribunal que en 2007 recibió al presunto mafioso ruso en el ayuntamiento, junto al responsable de su empresa matriz en Rusia, porque querían "saludarle y ponerse a disposición" del consistorio para comunicarle que iban a asumir la construcción del proyecto hotelero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook